Objetivos de la pérdida de peso: 3 consejos importantes a tener en cuenta


Las metas para perder peso deben incluir algunos aspectos importantes con el fin de tener éxito. Sería muy bueno establecer el objetivo de “perder 10 kilos”, pero a menudo no es suficiente para motivarnos a algunos de nosotros. En cambio, sigue los tres consejos descritos a continuación para definir con éxito los objetivos para bajar de peso por sí mismo:

-Específico

“Perder 10 kilos” puede ser tu objetivo final, pero obviamente no las vas a perder de una sola vez. Puede ser más fácil para ti para fijar metas más pequeñas, que se cumplan antes que el gran objetivo. Por ejemplo, puedes trazarte la meta de perder uno o dos kilos por semana, dependiendo de cuánto necesites perder en términos generales. (Si tienes una gran cantidad de peso que perder, será más fácil bajar peso semanalmente, que alguien que sólo tiene que perder 5 o 10 kilos para llegar a su peso ideal.)

Una vez que hayas decidido acerca de tus objetivos específicos de pérdida de peso, asegúrate de escribirlos y guardarlos en un lugar visible donde los veas varias veces al día. Si no quieres dejarlos expuestos donde otras personas puedan verlos, anótalos en un cuaderno pequeño y léelos varias veces al día.

 

-Realista

Lo mejor es ser realista con tus metas, e inclinarte más hacia objetivos modestos en lugar de aquellos que son extremadamente difíciles; simplemente porque es más probable darte por vencido si empiezas a sentirte abrumado o desanimado. Si dudas de tu capacidad para perder un kilo por semana, apunta hacia un objetivo un poco menor, como un kilo cada dos semanas (o sólo medio kilo por semana, o 1 kilo por mes, etc.) Recuerda que siempre puedes ir más de tu meta específica, sintiéndote realmente bien superándola.

-Compromiso

Todos y cada uno de los días, reafirma tu compromiso con las metas de pérdida de peso. Esto es vital porque es muy fácil DEFINIR una meta, pero no tanto seguir avanzando hacia ella día tras día. Esto es especialmente cierto con las metas de bajar de peso, donde fácilmente puedes tener una o dos semanas sin ningún progreso en absoluto. No experimentar avances o un progreso lento, son una gran tentación para darse por vencido; por lo que será menos probable rendirse si te mantienes afirmando que tu compromiso de llegar hasta el final no importa qué.

También recuerda que tus objetivos pueden cambiar a medida que pasa el tiempo, por lo da un poco de espacio a la flexibilidad. Tres semanas después de sus objetivos actuales, si decides apuntar a otra cosa o cambiar la rutina diaria, no hay problema –simplemente ten claro lo que realmente quieres y por qué lo quieres, a continuación, elige la mejor aproximación para el éxito.

Facebook Comments

Reciente Articulos