Guía Completa Para Comprender el Estrés y la Fatiga Crónica

Share on Facebook31Pin on Pinterest0Tweet about this on Twitter

El término estrés se ha usado excesivamente en la jerga diaria, con la mayoría de la gente refiriéndose a este como una condición de ser puesto bajo una presión extrema. Sin embargo, ¿sabías que en realidad el estrés es un término médico? De hecho, muchos médicos tratan al estrés como una etiología de muchas enfermedades y recomiendan a los pacientes frenar un poco las cosas.

En realidad, el estrés (el sentimiento) es un mecanismo de defensa del cuerpo, el cual desencadena una cascada compleja de cambios sistémicos (aumento de la acción de bombeo del corazón, aumento en la inhalación de oxígeno, dilatación de las pupilas, disminución de la actividad de los sistemas gastrointestinal y reproductivo), para ayudarte a enfrentar cualquier factor de estrés que se interpongan en tu camino. Es posible que hayas oído hablar de la lucha, la huida, o la respuesta de congelación, la cual es una adaptación general al estrés. Sin la sensación de estrés, muchas personas podrían haber muerto debido a su incapacidad para reaccionar de acuerdo a un peligro que los amenaza.

fatigaSin embargo, como se suele decir, “demasiado de algo es suficientemente malo.” Cuando tu cuerpo está bajo ataques continuos de estrés o constantemente expuesto a factores de estrés, también se cansa. Piensa en ello. Si tu corazón sigue latiendo a un ritmo más rápido de lo normal, o cuando la sangre constantemente es desviada de tu tracto gastrointestinal, el cuerpo se fatiga. La primera consecuencia de la fatiga crónica es el debilitamiento del sistema inmunológico, presentándose enfermedades que de otra manera serían de menor importancia, llegando a tener efectos importantes en todos los sistemas corporales.

Un sistema inmunológico debilitado es sólo el comienzo de una larga lista de problemas cuando el estrés conduce a la fatiga crónica. Disminución en el funcionamiento del sistema nervioso, tales como falta de memoria, confusión y dolores de cabeza. En cuanto a los efectos músculo-esqueléticos, se debilitán tus músculos y se presenta dolor en las articulaciones. Otras personas experimentan letargo, apatía y falta de interés en la vida.

Así que no esperes a que la tensión debilite tu cuerpo. Las siguientes son maneras de reducir el estrés de forma natural, las cuales funcionan para cualquier persona:

1) Trata de adoptar una visión positiva de las cosas y de la vida en general. Los factores estresantes siempre están presentes para molestarle. Puedes minimizar el estrés al aceptar el resultado de cualquier tipo de acción en específico. Por ejemplo, si estás agendado para una entrevista de trabajo, puedes pensar: si no eres contratado, entonces puedes postularte para otro puesto de trabajo.O si eres aceptado, entonces asegúrate de poner siempre tu mejor esfuerzo.

2) Ten una buena relación con personas significativas, como la familia y amigos. Te servirán como sistema de apoyo en momentos de estrés. Incluso el simple acto de compartir tu problema con ellos es suficiente para hacer que tu carga parezca más ligera. Nunca dudes en pedir ayuda cuando pienses que no eres capaz de manejar tus problemas por tu propia cuenta. Este no es un signo de debilidad, más bien, aceptar que eres humano, y por lo tanto, falible. Una señal de advertencia de que necesitas pedir ayuda es cuando la solución que tienes para tu problema terminará perjudicándote a ti o a tus seres queridos.

3) Aprende técnicas de relajación. Además de reducir los efectos de los factores de estrés en tu cuerpo, usar las técnicas de relajación despejarán tu mente para pensar de manera efectiva en la siguiente acción a tomar. Una de las técnicas más fáciles de aprender es la respiración profunda. Esta consiste en inhalar por la nariz durante tres segundos y exhalar con los labios fruncidos.

Otra técnica es la relajación muscular progresiva, la cual involucra tensar y relajar los músculos de manera alternada. Estas técnicas te ayudan a eliminar el estrés, de manera que puedas abordar tus problemas de nuevo.

estilo de vida sano

4) Adapta un estilo de vida saludable. A veces, el estrés conduce a la fatiga crónica porque de entrada tu cuerpo no está en condiciones de afrontarlo. Tres cosas que puedes hacer para proteger tu cuerpo de todos los efectos nocivos del estrés para la salud son comer, dormir y moverte adecuadamente. Así estimulas tu sistema inmunológico y te preparará para enfrentar cualquier cosa que se presente en tu camino. También puedes complementarlo con plantas medicinales que incluyan vitaminas y minerales escenciales.

 

Si las estrategias anteriores resultan inútiles, puedes optar por tomar unas vacaciones y alejarte de las cosas para refrescar tu mente.

comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.